Irónicamente, empresas de alta tecnología, como Xerox y Hewlett-Packard, trabajan a toda velocidad para evitar que la hoja impresa muera y, junto con ella, buena parte de sus negocios.

La hoja impresa vive amenazada por los nuevos dispositivos electrónicos, pero empresas de tecnología buscan revertirla.

Pareciera que en estos tiempos la llegada de formatos de lectura electrónica y aparatos como iPad o Kindle han hecho que los productos impresos vivan el ocaso (los indicadores hablan de un consumo menor de papel) y como lo menciona Steve Haber, presidente de la División de Dispositivos de Lectura Digital de Sony, "en cinco años habrá más contenido vendido en forma digital que física".

Irónicamente, empresas de alta tecnología, como Xerox y Hewlett-Packard, trabajan a toda velocidad para evitar que la hoja impresa muera y, junto con ella, buena parte de sus negocios. Según Vyomcsh Joshi, vicepresidente de Productos de Impresión para HP (división que aporta un tercio de los ingresos de la compañía), "en el mundo se imprimen anualmente 50 billones de hojas de papel, pero apenas 10% se hace desde dispositivos digitales. El resto se produce con prensas mecánicas y otros procesos manuales".

Esto ha hecho que HP busque rein-ventar la impresora domestica. "Desde este año todas nuestras impresoras podrán conectarse a la red y tendrán una dirección de correo electrónico para imprimir archivos como fotos desde dispositivos móviles sin conectarse físicamente a la impresora", comenta Joshi.

Pero no es el único cambio, según Oliver Aguilar, analista de la consultora nDCi el mercado mexicano está prefiriendo aparatos que también funcionen como fax o escáner a un bajo costo, "hoy la mayor parte de las impresoras son multifuncionales; además, ahora se requiere flexibilidad para imprimir tirajes pequeños en menor tiempo", situación que beneficiará a las artes gráficas y la industria editorial.

Por ello, Xerox creó Espresso Book Machine (ebm), un aparato que hace un libro de 300 páginas en cuatro minutos y que, de acuerdo con Héctor Enríquez, gerente de la empresa en México, "pre-diseña el volumen, imprime las hojas y las tapas, lo corta y encuaderna en formatos que van desde libro de bolsillo hasta hoja carta". Por su parte, HP está lanzando sistemas de impresión con chorro de tinta que remplazarían las rotativas de los periódicos, permitiendo incluso que cada ejemplar sea personalizado. Por otra parte, trabaja en la producción de tintas a base de agua (en lugar de solventes tóxicos) para disminuir el daño al medio ambiente.

Pero el futuro de la hoja impresa es acercarla a la experiencia de la pantalla digital. HP está lanzando impresoras que contienen aplicaciones capaces de conectarse con servicios de noticias para, por ejemplo, descargar c imprimir automáticamente un resumen de éstas a primera hora de la mañana.

Además, hizo una alianza con Apple para ser los primeros en usar AirPrint, una función para imprimir fotos, textos o gráficos vía WiFi desde un iPhone, iPod Touch o iPad.

De manera paralela, empresas como Qualcomm trabajan en tecnologías para llevar las características gráficas del papel (especialmente la calidad de imagen) a un formato electrónico, mientras que los dispositivos digitales se tornan más baratos y fáciles de usar.

Lo cierto es que ahora es difícil saber hasta cuándo se mantendrá la primacía de la hoja impresa, probablemente hasta que las próximas generaciones se asombren al escuchar que alguna vez existió un papel que no requería pilas para su uso y que su 'interfase' funcionaba con pluma o lápiz en mano.