Pensar que el trabajo se hace hoy en día exclusivamente en la oficina, es dejar de lado los avances que han cambiado la forma de hacer negocios en los últimos años. Para asegurarse de seguir a la vanguardia, las empresas deben estar conscientes de las nuevas tendencias que apuntan hacia la movilidad, la tecnología en la nube, la importancia de los medios sociales, análisis y uso eficiente de datos.

En definitiva, las empresas están entendiendo estos cambios y aplicando los servicios destinados a hacer más eficiente el trabajo a su favor. Por ejemplo, los Servicios Administrados de Impresión (MPS por sus siglas en inglés), están destinados a optimizar y gestionar la producción de documentos con el fin de reducir costos y aumentar la productividad.

Sin embargo, el ritmo de adopción de este tipo de servicios todavía no es lo suficientemente rápido y esto se debe al relativo desconocimiento de los beneficios potenciales que conlleva utilizar los MPS de forma exitosa. Para comenzar a acercarnos de una manera más objetiva a las ventajas que tienen los MPS, es necesario entender que el mundo digital y del papel ya no pueden ser gestionados como dos esferas diferentes.

Por supuesto, esta unión representa varios retos que deben ser sorteados a través de la optimización y gestión de la información dentro de las empresas con el fin de reducir costos, incrementar la productividad y hacer flujos de trabajo más eficientes. En Xerox nos hemos dado a la tarea desde el año 2000 a desarrollar Servicios Administrados de Impresión que no sólo resuelvan las necesidades de impresión y gestión de documentos actuales, sino que estén enfocados a hacer frente a los requerimientos futuros en la evaluación de impresión y el diseño de soluciones.

Rodolfo Piedra, presidente y Director General de Xerox Mexicana.