Imaginar cómo será la oficina del futuro y cómo evolucionará la manera en que trabajamos no es un tema complicado, puesto que es algo que ya estamos experimentando. Es decir, hasta apenas hace 20 años, en el sector empresarial pensar en el futuro era imaginar la coordinación de juntas por medio de hologramas, comandos de voz para la realización de tareas, flujos de información que viajan por el aire, impresión de documentos desde cualquier dispositivo, e inclusive trabajar desde el móvil. Hoy en día varias de estas cosas se han convertido en una realidad, otras aún no, aunque quizá no se esté lejos de verlas realizadas.

Actualmente, las pautas que están modificando los espacios de trabajo son diversas, entre los que destacan: la colaboración interdisciplinaria, herramientas en la nube, movilidad, conectividad, sustentabilidad y las respuestas o reacciones inmediatas, lo que impulsa a una mayor productividad y toma cada vez más rápida de decisiones.

Sin embargo, lo curioso de las oficinas del futuroes saber hasta qué punto las mismas tecnologías empleadas en la actualidad serán desarrolladas para el beneficio de las empresas y trabajadores. Por ejemplo, ya no sólo se habla de videoconferencias, sino de espacios de realidad aumentada; red móvil de 4G a 5G, herramientas de traducción instantánea, etc., lo que otorgaría a muchos trabajadores una mayor flexibilidad para trabajar de manera remota.

Como consecuencia de lo anterior, de la mano de la tecnología surgen nuevos modelos de oficinasque asimilan todos los cambios para responder a las necesidades de usuarios que buscan maximizar su desempeño y hacer más eficiente el uso de los recursos disponibles. En este sentido, de acuerdo con “Dell and Intel Future Workforce study” el 47% de la generación millennial afirma que los avances tecnológicos son determinantes para elegir o descartar una oferta de trabajo, y el 62% de los encuestados afirma que las nuevas herramientas tecnológicas harán sus trabajos más fáciles y mejorarían su productividad.

Esto significa que ya no basta el uso de videoconferencias, computadoras, pizarrones e inclusive el uso del correo electrónico; las oficinas inteligentes deben prepararse para habilitar soluciones de Internet de las Cosas, generado asistentes digitales controlados por inteligencia artificial. Por ejemplo, salas de juntas inteligentes y conectadas, posibilidades de trabajo inalámbrico entre los trabajadores, interactividad con pantallas táctiles, voz y video.

Xerox, desde sus inicios, siempre ha innovado el modo en que las personas y empresas se comunican, conectan y trabajan de una mejor manera. Los servicios administrados de impresión ofrecieron máxima productividad, ahorro de costos y sustentabilidad; y nuestro nuevo portafolio de soluciones, potencializa el trabajo y la comunicación gracias al uso de aplicaciones, la traducción instantánea de documentos a más de 40 idiomas, y el uso servidores basados en la nube.

De igual manera, Xerox no sólo ha desarrollado tecnología para una mayor productividad y nuevos procesos de trabajo, sino que también se ha ocupado de un tema relevante para todas las organizaciones: la seguridad. Esto es, la interconexión entre oficinas y trabajadores, así como la apertura a nuevas tecnologías, supone una ventana de inseguridad en el manejo de información de una empresa. Por ello, Xerox al irrumpir las cuestiones de seguridad, ha realizado alianzas con Cisco y McAfee para integrar herramientas de última generación sin costo en sus equipos para proteger la información de todos los clientes.

En resumen, hace dos décadas, el futuro de la oficina se entendía como el lugar donde se podría manejar la computadora sólo con la voz y trasladar el lugar de trabajo a cualquier parte. “Hoy en día, Xerox ha desarrollado lo que hace 20 años era un ideal y que ahora es una realidad, aprovechando la tecnología como un facilitador, no como el punto final, por lo que el futuro de la oficina seguirá apoyándose en dos pilares fundamentales: las comunicaciones, que tienden a la globalización del trabajo a través de nuevas tecnologías; y la ofimática integrada, que reúne en un solo equipo, las funciones que desempañan varios aparatos (IoT)’’, afirman desde la compañía.

 

Este artículo fue publicado por Infochannel.