Si naciste antes o durante los primeros años de la década de los noventa, seguramente recordarás aquellas viejas impresoras que hacían ruidos estridentes, en la que tus padres, hermanos o incluso tú, imprimían tareas, documentos en la oficina, decoraciones o invitaciones para algún evento social. Sin duda, estos artículos eran parte central de la decoración del hogar o el lugar de trabajo.

Con el paso del tiempo, estos instrumentos se han modificado, convirtiéndose en multifuncionales que no sólo nos permiten tener en físico los documentos, sino que son capaces de organizar los complejos flujos de trabajo de una oficina completa, digitalizar los documentos, e incluso, imprimir archivos estando al otro lado del mundo con un simple clic.

Como hemos sido testigos, a lo largo de la última década nuestra forma de vivir y comunicarnos ha cambiado radicalmente y cada vez nos enfocándonos en entornos cada vez más digitalizados. La era digital se extiende globalmente, por lo que cualquier empresa o sector que no se adapte a estos cambios, está destinado al fracaso, por ello, los sistemas de impresión han dado también un salto radical hacia la digitalización.

Por ello, en Xerox te damos un breve paseo a través de la evolución de los sistemas de impresión.

Los inicios de la impresión

Los procesos de impresión como los conocemos en la actualidad se remontan a la década de los 40, aproximadamente, tras la creación de la primera computadora. Con ella, se desarrolló la primera impresora de alta velocidad, la cual fue llamada UNIVAC High Speed Printer, misma que salió al mercado en el año 1953. Esta impresora contaba con un dispositivo de control y un lector de cinta, el cual utilizaba un mecanismo que producía seiscientas líneas de texto por minuto.

Pocos años después, es lanzada al mercado la impresora de matriz de punto. Ésta, es un tipo de impresora que contaba con una cabeza de impresión capaz de desplazarse de lado a lado sobre la página. La forma de imprimir era por impacto, oprimiendo una cinta de tinta contra el papel de forma similar al funcionamiento de una máquina de escribir.

Inyección de tinta e impresión láser

En 1969, Xerox y el investigador Gary Starweather, desarrollaron la primera impresora láser a nivel mundial, posteriormente, diseñaron un sistema completo de impresión el cual estaría listo dos años después. Para 1981, se lanzó el primer modelo acondicionado para su uso en una computadora personal, la cual recibió el nombre de Xerox Star 8010.

En un principio, y debido a su alto costo, este sistema de impresión fue adoptado únicamente por laboratorios y grandes empresas. Con la masificación de las computadoras personales y debido a su calidad y velocidad de impresión, el sistema láser comenzó a masificarse.

Sin embargo, la impresión por inyección de tinta comenzó a ganar popularidad y entró con fuerza al mercado a finales de los 70, debido a su menor costo. Este nuevo tipo de impresión permitía recrear imágenes digitales o texto al expulsar gotas de tinta sobre el papel provenientes de un cabezal de impresión equipado con cartuchos reemplazables.

Tras su gran éxito, estos sistemas evolucionaron en multifuncionales, los cuales ofrecían mayor rapidez y calidad de impresión. Asimismo, permitían digitalizar documentos, enviarlos vía fax y reproducir los ya existentes.

Estos sistemas se volvieron sumamente populares, por lo que fueron adoptados rápidamente en hogares y oficinas a nivel global.

Sistemas Administrados de Impresión

A medida que las empresas, los usuarios y sus necesidades continúan en evolución, también lo hacen los sistemas de impresión. El día de hoy, no sólo nos permiten imprimir, escanear y fotocopiar; éstos van más allá, siendo unos verdaderos asistentes del lugar de trabajo y facilitándonos las tareas cotidianas.

Prueba de ello son los Sistemas Administrados de Impresión – terreno en el que Xerox ha demostrado su liderazgo por octavo año consecutivo- los cuales permiten, como su nombre lo indica, administrar y agilizar todos los procesos dentro de una oficina, impactando favorablemente a las empresas en:

  • Presupuesto: al reducir el consumo de papel y energía.
  • Ciberseguridad: al tener candados eficientes contra intrusos, además de un registro de todas las operaciones realizadas
  • Ambiental: evitando el desperdicio con sus sistemas amigables con el ambiente.
Asimismo, con la inclusión de ConnectKey, la evolución de los sistemas continúa, adaptándose al mundo digital a través de aplicaciones que permiten a los usuarios trabajar a la distancia y tener sus documentos y archivos disponibles, sin importar la hora ni el lugar, además de poder imprimirlos en cualquier dispositivo Xerox, con tan sólo iniciar sesión.

Sin duda, la evolución de los sistemas continuará, y Xerox seguirá demostrando su liderazgo en el sector, dando el siguiente paso de la mano del usuario, entregando los mejores resultados a través de los mejores productos y soluciones.

Publicado por Boletín de la Computación.